Escribe: Oscar Bermeo Ocaña

Álbum: ¿Si le doy zoom, puedo ver África? // Artista: Kanaku y El Tigre // Sello: Independiente // Año: 2020 // Nacionalidad: peruana // Calificación: 8/10

No es fácil encontrar una etiqueta para catalogar este trabajo. Encapsular los 11 temas en un género seguramente será un ejercicio fallido. Si bien en su segundo disco “Quema quema quema” (2015) se percibió una mayor inclinación hacia lo eléctrico (más rockero) respecto a sus inicios, el juguetón desvío tomado en “¿Si le doy zoom, puedo ver África?” no se avizoraba.

El sintetizador y la caja de ritmos tienen los roles estelares en este puñado de canciones. A través de ellos, Kanaku y El Tigre navega entre el trap, reggae, calipso y el indie pop. “Abre los brazos como un avión”, “#Ansolo”, “Vives de verano”, “Romeo”, son canciones tan disímiles que cuesta verlas reunidas en un mismo álbum. Quizás eso sea solo posible en la apuesta más arriesgada del grupo.

A estas alturas cabría preguntarnos si el término indie folk (útil la década pasada para explicar a una tendencia de artistas que priorizaban por el formato canción) sigue siendo el que mejor define la propuesta. Al menos en términos rítmicos, su aplicación empieza a verse corta, inexacta, frente a los saltos y experimentaciones que atraviesan grupos como Kanaku y El Tigre.

Con estructuras menos rígidas, la naturaleza descontracturada de esta nueva entrega apoya su fuerza en el desprejuicio. Afrobeat, autotune, vocoders y otros recursos son empleados sin miedos.  De algún modo, la banda de Bruno Bellatin, Nico Saba y Marcial Rey remueve sus cimientos para afirmarse con una nueva identidad.

La impronta heterogénea también se la debe al crisol de colaboradores reclutados para la ocasión. La participación de Chaska Páucar, Miki González, Kevin Johansen, Miranda Johansen, Jorge Drexler, Alexis Díaz Pimienta y Camille Jackson refuerza la paleta de colores. Aunque, debe decirse, también genera disparidad. En tiempos de featuring y crossover, hay asociaciones logradas, pero existen otras, con escasa incidencia del invitado, que parecen simples artilugios para sumar créditos y reproducciones.

De todos modos se rescata el espíritu libre que revolotea en cada track, el cual se potencia en días de confinamiento.

Puede escuchar el disco completo aquí